Favoritos

No has guardado posts en Favoritos. Para hacerlo, clicka en .

  • Descubriendo un Proyecto: IOTA

  • Iota es una criptomoneda orientada al "Internet de las Cosas" (Internet of Things, IoT), que usa una tecnología muy similar a Blockchain llamada Tangle, que algunos consideran superior.

    La creación de dispositivos cada vez más autónomos e inteligentes hace importante el que exista una manera de comunicarse e interactuar entre ellos. Esta comunicación máquina-a-máquina permitiría realizar incontables operaciones sin la supervisión de un ser humano, y es lo que se conoce como el "Internet de las Cosas".

    Iota nace con la idea de establecer un protocolo de comunicación entre cualquier máquina con sensores, usando para ello un concepto matemático denominado Gráfico Acíclico Dirigido, o DAG, que se ha revelado capaz de almacenar y procesar grandes cantidades de información. Usando DAG, los desarrolladores de Iota crearon algo llamado Tangle, una tecnología con muchas similitudes a Blockchain, y casos de uso casi idénticos.

    Detrás de Iota está una Fundación sin ánimo de lucro interesada en su desarrollo, fundada en 2017 por Dominik Schiener y David Sønstebø con los fondos extraídos de una ICO en 2015 en la que ni un solo token acabó en manos de los desarrolladores o miembros del equipo. El proyecto entero surgió con una tendencia a actuar sin ánimo de lucro y a hacer públicos sus resultados, lo que fue bien recibido por la comunidad cripto.

    En el Tangle también tenemos una cadena de bloques, con un bloque que quiera ser validado debiendo validar a su vez otros dos bloques, un mecanismo que no usa minería convencional y que es inmensamente veloz, con un crecimiento y velocidad proporcional al número de agentes usándolo. Eso resuelve e incluso invierte el problema de la escalabilidad que tiene Blockchain. Si en el caso de Blockchain una red pequeña funciona muy bien pero una red grande es demasiado lenta, en el caso de Tangle la red es más rápida cuanto más grande sea, pero presenta, como veremos, problemas de seguridad si la red es pequeña.

    El proyecto ha atraído el interés de numerosos gigantes tecnológicos y la Fundación Iota trabaja en proyectos conjuntos con empresas como Samsung, Cisco, Volkswagen y muchas otras.

    La idea original de Iota nace de las dificultades vistas en la comunicación Máquina a Máquina, donde serían muy útiles micro-transacciones de todo tipo. Imaginemos un móvil que pudiera de manera autónoma adquirir la electricidad, ancho de banda o capacidad de almacenamiento necesario de manera óptima, o alquilar sus recursos si no los usa. Usar una Blockchain para este tipo de acciones no es posible debido al alto coste transaccional y a la lentitud y falta de escalabilidad, de ahí la necesidad de desarrollar una tecnología más rápida y con coste transaccional de cero pero que mantuviera las propiedades de descentralización, auditabilidad y transparencia de Blockchain.

    La velocidad extrema y el coste cero se consiguen con el protocolo de consenso. Para hacer una operación, un nodo debe validar dos transacciones, operación que tiene un coste energético que es todo lo que se necesita para que la red funcione. Por ponerlo en otras palabras, al hacer una operación estamos minando esa operación y validando dos operaciones más, por lo que técnicamente Iota usa un Proof of Work, aunque las diferencias con la minería convencional son enormes.

    A cambio de estas ventajas, Iota es más susceptible a ataques. Si una Blockchain puede ser controlada por la corrupción del 51% de sus nodos (el Ataque del 51%, del que ya hemos hablado en varios posts), para hacer lo mismo con un Tangle basta controlar el 34% de la red. Cuando el Tangle es pequeño, este riesgo es inasumible, y es por ello que en la actualidad Iota usa una figura adicional, el Coordinador, que valida personalmente todas las transacciones, actuando como centro de la red, y controlado por la Fundación Iota. Eso implica que la red está actualmente centralizada, aunque han anunciado que eliminar el Coordinador es una de sus prioridades en cuanto la red alcance un tamaño que se considere suficiente como para asegurar su seguridad.

    La pregunta de qué tamaño debe tener la red como para ser considerada segura no es simple de resolver. Algunos análisis dan números superiores al billón y medio de transacciones por segundo para resistir un atacante que use el 1% del hash rate de Bitcoin, lo que pondría en problemas el uso del Tangle. Es posible que Iota necesite mecanismos especialmente creados para aumentar su seguridad, algo en lo que sus desarrolladores se están enfocando.

    Otro problema de gravedad fue el descubrimiento de que su sistema criptográfico generaba 'colisiones', dando iguales claves para diferentes elementos, lo que permitía falsificar registros en el Tangle. Este agujero de seguridad fue descubierto por el MIT y corregido por los desarrolladores, pero da una idea de los potenciales peligros de una tecnología que es todavía más radicalmente nueva que Blockchain. Por ejemplo, todos o casi todos los sistemas informáticos actuales usan código binario (0s y 1s) para transmitir cualquier tipo de información, pero el Tangle usa un sistema ternario (!), lo que le hace incompatible con casi cualquier herramienta de seguridad existente. Os aconsejo leer este post sobre el tema.

    Pero, históricamente, el principal aspecto negativo que he visto señalar de Iota es, curiosamente, su falta de ambición. Aunque el Internet de las Cosas implica poner en comunicación billones de sistemas y tiene infinidad de aplicaciones, si Tangle es capaz de actuar como una Blockchain entonces esa sería solo una de sus innumerables aplicaciones. ¿Por qué entonces se limita el Tangle al IoT? Al ser código abierto, numerosos proyectos han aplicado el Tangle a muchos otros problemas, con desiguales resultados.

    En respuesta, la Fundación Iota ha abierto frentes en diferentes aplicaciones: Energía, Mobilidad, Ciudades Inteligentes, Aplicaciones Sociales, E-Health, Identidad en Internet, Mercado de Datos y Cadenas de Suministro. De lejos la iniciativa más exitosa hasta el momento es el Mercado de Datos, donde empresas de todo tipo pueden comprar y vender datos, en cantidades y calidades nunca vistas. Podeis ver aquí una explicación, y la lista de los participantes en el proyecto no para de crecer.

    La última crítica al futuro del proyecto son los rumores de que un titán, Amazon, está explorando la idea de crear algo similar.

    Como veis, Iota es una tecnología rompedora, cuyo futuro puede ir desde su desaparición por múltiples motivos, a que supere a todos los proyectos Blockchain. Es una competidora directa del resto de criptomonedas simultáneamente. Y un caso a analizar con cuidado en los interesados en nuevas tecnologías.

    Más de otros proyectos relacionados con Blockchain en nuestro Master.