Inicio

Caso de éxito: El Viaje de Sofía

Caso de éxito: El Viaje de Sofía

«El movimiento se demuestra andando»
Refrán popular

 

Hace no mucho tiempo, Sofía Moreno, mujer española de excepcional carisma, se encontraba desarrollando su emprendimiento personal (una marca de sudaderas y ropa); y ya en ese momento tenía la inquietud por crecer y dinamizar más su negocio, de cara a los nuevos tiempos. Había en su interior una necesidad imperiosa de renovarse, pero para aquel entonces la pregunta era ¿por dónde empezar? 

Y es que no sólo la curiosidad llamó su puerta, sino que también lo hizo un viejo amigo de su familia, quien en una conversación con su esposo, pronunció por casualidad la pregunta mágica: ¿conoces Tutellus?

El resto fue un viaje de ida, pues lo que parecía ser solamente un curso, es lo que justamente cambió el curso de su vida, y hasta hoy la ha llevado a donde está, rompiendo felizmente los esquemas: una mujer de finanzas, joven y exitosa (y, como ella misma lo dice, ¡esto apenas comienza!). 

¿Te gustaría saber cómo continúa? sigue leyendo entonces :) 

SOFIfondo-tapaYT

 

El inicio: a contracorriente 

“¿Para qué te vas a meter en algo así? si eso es una farsa…”

Con apenas mencionar la palabra "cripto", los comentarios de ese estilo, por parte de algunos escépticos y desconocedores de turno, no tardaron en aparecer. Insistían en que ella estaba decidiendo encaminar su vida en un timo, en una suerte de engaño colectivo del que no tenía certeza. 

No obstante, ante el mito, ella refiere que el mejor antídoto fue dar sus primeros pasos con la tecnología Blockchain, acallando sus propios temores y los murmullos de otros. Luego, la práctica y el hacer constante, fueron desmintiendo sólidamente los rumores en cada etapa a medida que avanzaba, dándole la certeza de que la tecnología en sí es un potencial, ni bueno ni malo, mas sí hay buenos y malos usos; y saber la diferencia es parte del conocimiento que le han legado sus maestros en Tutellus. Pero al margen de esto, sí reconoce que al principio no fue un reto fácil, debido a otros asuntos.

Habla del dinero, por ejemplo, y confiesa que antes tenía cierto miedo de invertir, y más aún en formación para Blockchain, ya que ella no es desarrolladora. Pero por otro lado, esto nunca fue impedimento en lo más mínimo para que llevase sus proyectos adelante con éxito, y al día de hoy -el miedo disipado- nos cuenta su experiencia entre risas, como una chiquilla que recuerda su propia timidez antes de haber hecho la mejor de sus travesuras: romper “el hielo” de las finanzas cripto.

Y la satisfacción está más que justificada: no sin algo de picardía, comenta que la inversión hecha en los dos Bootcamps de Tutellus (Web3 y DeFi), fué recuperada en menos de dos meses desde que comenzó a trabajar con Nash 21 (¡Wooooow! sí... fue justamente lo que exclamó el equipo de producción al unísono mientras escuchábamos sus palabras), algo que le sucedió inclusive antes de culminar el de Web3. Así que no tiene mucho sentido redundar sobre rentabilidad del proyecto, ni hacer muchos más comentarios al respecto, salvo que sí son palpables el soporte y la dinámica de una comunidad activa 🚀.

Sin embargo, en medio de los contratiempos y las dudas ¿por qué con Tutellus?

Screenshot 2023-02-07 011342

Una búsqueda exhaustiva... pero acertada

A pesar de haber recibido una recomendación, como toda persona que apenas está conociendo un mundo que le resulta nuevo, naturalmente tuvo sus dudas, y en ánimos de cuidar sus recursos y su inversión desde el inicio, se tomó el tiempo para hacer una buena búsqueda entre las opciones que había en el mercado, algunos cursos, másters y ofertas académicas de distinta índole. 

¿Y bien? una vida dedicada al marketing en distintos niveles le había conferido buen olfato, por lo que refiere que hubo aspectos que priorizó y que finalmente le convencieron de lleno por la opción tutelliana, esto es, pilares fundamentales –como ella misma señala– al momento de hacer una buena elección, ya que no se trata de una cuestión de suerte.

El primero de ellos es que consiguió personalidades reconocidas en los profesores, tutores y también alumnos de Tutellus, quienes además de poseer grandes curriculum vitae, tenían algo que pesa más que el papel: experiencia comprobable, en distintas empresas cuyo ejemplo hablaba por sí solo como hoja de vida. Y es que así como hay verdad en el dicho de que “la práctica hace a los maestros” es cierto también que tener buenos maestros es la clave que asegura la buena práctica.

Otra cosa que llamó positivamente su atención, y que pudo constatar con más firmeza una vez que comenzó su Bootcamp de Web3, fue que la comunidad tutelliana es lo que ella misma calificó como un “organismo” consolidado, un sistema de intercambio y apoyo que se siente en el día a día, de forma fáctica, real. No es casualidad que Nash 21 -la empresa de la que ella formó parte- haya nacido de una idea desarrollada por uno de sus compañeros en el Bootcamp de Tutellus.

En tercer lugar, y en consonancia con la pericia de sus profesores, los proyectos fueron igualmente tangibles. Si algo pudo ver desde antes de ingresar, es que la educación impartida en Tutellus estaba para ser puesta en marcha, de manera práctica y en un marco sólido de asesorías e incentivos, pero nunca quedándose únicamente en la teoría

Es que para Sofía, es un must que el maestro enseñe los riesgos y los métodos, para luego ponerlos en práctica codo a codo con sus aprendices. Y precisamente esto mismo encontró en la comunidad: proyectos que reciben el impulso financiero de Tutellus, como inversor activo, como parte y “doliente” de las ideas de sus alumnos; un amparo que realmente pocos emprendedores pueden darse el lujo de tener, especialmente cuando están dando sus primeros pasos. 

Remata, sin embargo, con una cuarta columna que a su parecer acaba por edificar el éxito: la voluntad. Y es que lejos de querer ir sobre el lugar común, es muy cierto que la voluntad de emprender y la dedicación, son los que marcarán buena parte del alcance de un proyecto. Pero dista de ser una cuestión meramente individual, en el caso de Tutellus, el clima de enseñanza y trabajo, la calidez de sus miembros y la buena pedagogía, favorecen con creces la voluntad emprendedora.  

 

Un caso de serendipia: Nash 21

Si bien es cierto que Sofía tenía la intención inicial de mejorar su emprendimiento base -su tienda de ropa- y ligarlo a su vez con la tecnología Blockchain, los eventos no fueron sino favorables para ella, abriéndole un abanico enorme de posibilidades, y en el mismo desempeño como alumna del Bootcamp de Tutellus, recibió la oferta, por parte de otro tutelliano: ser parte de Nash 21, una empresa que combina el potencial del Blockchain con el negocio de Real Estate, un paso adelante para el futuro inmobiliario. 

nash21-nash21-neg-2022-03-22_15-41-09_072095

Lo más curioso del asunto es que, tal como ya hemos dicho, cuando esto ocurrió, aún ella no había culminado las clases de su Bootcamp, por lo que más que la casualidad, hay una clara postura de su parte acerca de lo que realmente es el ecosistema tutelliano: “las oportunidades están, el tema es estar ahí en el momento adecuado”. 

Y por “momento” no habla solamente de las circunstancias, ni mucho menos de la buena suerte, sino ante todo del momento de cada inversor, esto es, su formación, su aprendizaje, y cuánto preparado está para los nuevos retos. Si bien la serendipia abre los posibles caminos, el estar dispuestos y, sobre todo, preparados para andarlos, es crucial. ¿Estuvo ella a la altura? claramente sí, y es por ello que le motiva seguir llevando esta tecnología a otros.

 

CONCLUSIÓN: el verdadero éxito

Sofía es como una sólida aleación de ternura y coraje, en partes iguales. Su carisma le hace candidata perfecta para el desarrollo de su trabajo, y desde Tutellus le consideramos sobremanera, ya solamente por el hecho de haberse atrevido.

Sin embargo, pese a que el éxito se mide en números (y para el caso particular, ¡sí que son buenos!), hay también gran éxito en la realización como personas, en hacer lo que nos gusta. Y en ese sentido, preguntamos:

"Oye, si tuvieras que decirle algo a la Sofia del pasado,
¿qué sería?"

Contrario a lo que a veces ocurre, no hubo silencios ni largas esperas. Sonriente como de costumbre, dijo que sin duda alguna le diría que continúe tal cual lo hizo, que “va bien” porque, desde el futuro, se sabe que tomó todas las decisiones correctas.

Touché. Ese balance, de alguien que no solamente se atrevió a lanzarse al mundo y ser buena inversora, sino que también ha llevado muy bien la gran -y a veces no tan fácil- empresa de ser feliz y estar a gusto, es lo que en Tutellus reconocemos realmente como un caso de rotundo éxito, digno de ser difundido e incentivado.

Un éxito doble además, ya que en Tutellus la filosofía ha sido siempre ser puente -no solamente financiero- entre los emprendedores y sus sueños; y sabemos que en Sofía Moreno, se cumplen todas las condiciones, lo cual es motivo para seguir enseñando y emprendiendo.

¿Y tú? ¿Qué estás esperando para decidirte a tomar las riendas?

 

* Si quieres ver toda la entrevista realizada a Sofia Moreno, puedes hacerlo en este enlace al canal de Tutellus en Youtube.


Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.