Skip to content

Qué es un token y cuáles son los principales

< Regresar al listado del blog

Si estás interesado en el mundo de las criptomonedas (e incluso si no lo estás), lo más probable es que hayas oído hablar de la palabra token. Este concepto es muy popular porque es una parte fundamental de la construcción del ecosistema blockchain.

Es más, es prácticamente imposible leer un artículo o un documento relacionado con la tecnología blockchain en el que no aparezca esta palabra. En este sentido, nos planteamos, ¿qué significa realmente este concepto? ¿Para qué sirve? ¿Cómo funciona?

No te preocupes, porque en este post vamos a aclarar todas tus dudas.

¿Preparado?

¿Qué es un token?

Un token es la representación digital de un activo integrado dentro de una blockchain pública. Aunque algunos piensan que este concepto no tiene valor, están muy equivocados. Esta representación digital es la que le da valor a un activo.

Todo objeto, tanto físico como digital, puede ser tokenizado, siempre y cuando represente un valor para un tercero. El proceso de tokenización implica un coste, por lo que es importante encontrar un activo que tenga valor, porque si no, no serviría de nada invertir en ese objeto.

Un billete es un trozo de papel al que nosotros mismos hemos asignado un valor. Una ficha de casino es un pedazo de plástico, pero representa cantidades de dinero, y por ello tiene asociado un valor.

La función principal de los tokens es representar ese valor, y en el mundo cripto, se generan a partir de piezas de código de programación, que vienen en forma de contratos inteligentes disponibles sobre la cadena de bloques.

Un smart contract es un documento de instrucciones que está almacenado en la blockchain. Tiene la capacidad de autoejecutar acciones regidas por una serie de parámetros ya programados. Todo esto de forma transparente, inmutable y completamente segura.

¿Es un token lo mismo que una criptomoneda?

Uno de los principales usos que se le da a los tokens es como un método de pago. Es por ello por lo que muchas veces este concepto se puede confundir con otro igual de importante dentro del ecosistema blockchain: las criptomonedas. A continuación, vamos a explicar la diferencia entre ambos conceptos.

  • Criptomoneda

Una criptomoneda es un activo digital que emplea un cifrado criptográfico para garantizar su titularidad y asegurar la integridad de las transacciones y funciona como un medio digital de intercambio cumpliendo la función de una moneda digital. Se trata de una alternativa descentralizada a las monedas digitales.

Un ejemplo de criptomoneda es Bitcoin (BTC) o Ethereum (ETH), y su funcionalidad es únicamente transaccional, a diferencia de otro tipo de tokens.

  • Token

Los tokens son activos o unidades de valor digitales que tienen un valor real y que se pueden almacenar, registrar e intercambiar en un sistema de blockchain. Toman la forma de una cadena alfanumérica que se puede regular en un smart contract o contrato inteligente, y son intercambiables en todo tipo de servicios.

En el mundo cripto un token puede usarse para diferentes finalidades, no sólo como forma de pago. Así, se configura como un elemento coleccionable, un billete de entrada a un juego, un cuadro, o cualquier cosa que pueda ser representada en el mundo real.

Es por ello por lo que existen una gran abundancia de tokens, porque se les puede dar usos diferentes.

Categoría de los tokens: Fungibles y No Fungibles

Antes de entrar de lleno en todos los tipos de tokens que existen, podemos dividir los tokens criptográficos en dos categorías: tokens fungibles y tokens no fungibles.

  • Tokens Fungibles (FT)

Si buscamos la definición de fungible, vemos que significa algo que “se consume con el uso” y puede ser reemplazable. Un ejemplo de este tipo de activos es el que conocemos de toda la vida, el dinero. Una moneda de 1€ puede intercambiarse por otra moneda de 1€. Es un bien que se puede intercambiar por otro del mismo tipo y cuyo valor depende de su número.

Todas las monedas de 1€ valen lo mismo, y ninguna tiene más valor que otra.

En este sentido, se puede entender que un token fungible es un activo digital o físico que puede ser intercambiado por otro bien o instrumento financiero similar. Y así es, si sacamos las principales características clave de estos dos términos el resultado es la definición del concepto de token fungible.

Los tokens fungibles son divisibles e intercambiables, y usualmente están basados en el estándar de ERC20 o QRC20 de Ethereum.

  • Tokens No Fungibles (NFT)

Los activos no fungibles los llevamos viendo en nuestras vidas desde siempre, pues representan de forma única un activo (una entrada a un concierto, un cuadro, un objeto). Son bienes únicos y no se pueden intercambiar porque cada uno tiene un valor determinado y una propiedad exclusiva. Un ejemplo de ello es una obra de arte. Cada cuadro o escultura tiene su propio valor y singularidad, y no se pueden intercambiar por otros que tengan el mismo valor porque no son iguales.

Un NFT es un bien no fungible que se recoge en forma de token, y se encuentra respaldado dentro del modelo de negocio de la tecnología blockchain. Es un activo que no puede ni dividirse ni intercambiarse. Estos son los activos o piezas únicas que tiene un creador y que tiene un valor o singularidad diferente a otros (La Gioconda de Leonardo da Vinci).

Un NFT en sí es un certificado digital de propiedad y autenticidad, que indica que un contenido es único y los derechos de propiedad los tiene la persona que lo ha adquirido. Todas las operaciones y transacciones quedan registradas en la blockchain, que sirve como una prueba de la propiedad y garantiza que el vendedor recibe el crédito correspondiente por la venta. Este activo no se puede modificar ni cambiar por otro que tenga el mismo valor, porque no existen dos NFTs que tengan el mismo valor. Cada uno es único y representa un valor determinado.

De esta manera, podemos definir un NFT como un activo único que no puede dividirse ni intercambiarse por otro activo que tenga el mismo valor, porque no existen dos NFT que sean iguales, al igual que no existen dos obras de arte que tengan el mismo valor.

Estas son las dos categorías principales que existen cuando hablamos de tokens, pero en cuanto a la funcionalidad y el uso de cada uno, nos encontramos con que existen varios tipos de token.

Tipos de tokens

Utility Token

El utility token es el más utilizado para financiar startups o proyectos con una base establecida a cambio de participación. Es la unidad de cuenta de un proyecto o comunidad cripto, es decir, el símbolo que se utiliza para medir la cantidad de dinero de cierto activo. Más que una inversión, estos tokens funcionan como la puerta de entrada a determinados servicios.

Security Token

El security token sería lo contrario al utility token. Estos sí vienen como una forma de inversión y están vinculados a valores financieros. Funciona de manera similar a la compra y venta de acciones en el trading.

En esencia, se trata de una especie de contrato de inversión que sirve como una garantía de propiedad de una porción  de un activo digital emitido. De acuerdo con las fluctuaciones de los precios, este activo puede ganar o perder valor.

También puede funcionar como acciones, diseñadas para obtener una ganancia financiera.

Asset Token

Este token es el que representa activos del mundo real dentro de la tecnología blockchain para facilitar su compra y venta. Así, con este token se pueden comprar y vender objetos del mundo real que están representados dentro de la tecnología blockchain en forma de token. Puedes comprar oro, una entrada a un concierto o una obra de arte, y sin necesidad de transportarlo.

Governance Token

Este es el token que representa gobernanza. La adquisición de este token permite al propietario el derecho de participar en la toma de decisiones de un proyecto. Permite solicitar cambios, proponer nuevas características, votar a favor o en contra de una decisión, entre otros.

Conclusiones

Los tokens son uno de los elementos más importantes y representativos dentro de la tecnología blockchain. Estos activos han conseguido lograr cosas que hace unos años veíamos imposibles: transformar objetos físicos en objetos digitales, crear nuevas formas de pago, funcionar como acciones financieras, etc.

Son muchas las posibilidades, debido también a la gran cantidad de tokens que existen, cada uno con sus particularidades y sus propias funcionalidades.

 

< Regresar al listado del blog