Favoritos

No has guardado posts en Favoritos. Para hacerlo, clicka en .

  • Stablecoins: riesgos y oportunidades (I)

  • En este post trato de arrojar algún rayo luz sobre el éxito del negocio de las stablecoins: idolatrado por criptobelievers, inmerecido por no-coiners e incomprendido por la mayoría. Analizaremos los principales riesgos implícitos a ellas y veremos dónde están algunas oportunidades de negocio en el corto plazo. El post lo divido en 2 partes para hacerlo más digerible, empezamos.

    Una stablecoin es una criptomoneda 'pegada' o colateralizada a un activo físico, siendo la mayoría de las veces dicho activo físico el USD. También se pueden crear stablecoins utilizando el oro como activo físico colateralizado, el petróleo o cualquier otro asset equivalente. El apellido stable hace referencia a que mantiene, de forma aproximada, una paridad con el activo que representa.

    1. ¿Por qué son necesarias las stablecoins?

    Utilizamos stablecoins cuando queremos tener un dinero tokenizado (con sus ventajas implícitas) evitando los riesgos de la volatilidad inherente al mercado cripto; en una industria con altibajos constantes ciertos negocios necesitan tener garantizada una estabilidad para llegar a ser rentables. Por ejemplo, si creamos un préstamo en una stablecoin vinculada al BTC el prestatario queda sujeto a su volatilidad; si hoy recibo un préstamo de 100€ en BTC y este mes baja un 30%, a cierre de período deberé 130€ más los intereses generados. Sencillamente hay modelos que necesitan de una estabilidad que el propio mercado cripto, por su propia inmadurez y naturaleza, no le puede proporcionar.

    ¿Cómo se genera una stablecoin?

    Es más sencillo de lo que parece: debemos dejar en depósito una cantidad de dinero (simplifiquemos y usemos como asset el USD) para generar tanta cantidad de stablecoin equivalente, siendo depositado en un lugar seguro "a prueba de robos". Es decir, el dinero fiduciario tiene que existir y garantizar siempre la creación de la stablecoin correspondiente. Si tras un período quiero volver a cambiar mi stablecoin a USD, dicha criptomoneda se quemaría en el momento de extraer yo el dinero fiduciario.

    La cantidad de dinero que está entrando al mundo de las stablecoins es considerable: a día de hoy algo más de 5 billones USD, lo que representa más del 99% de las stablecoins: de ellas más de 4b USD se corresponde a Tether, que a pesar de sus dudas (el famoso escándalo de 850m USD que salieron del tesoro para cubrir pérdidas de Bitfinex, el Exchange de la misma propiedad) sigue creciendo cada día.

    Tener mi dinero en una stablecoin me garantiza dos cosas:

    • Una revaloración si la moneda fiduciaria de mi país es inflacionaria: si vivo en Venezuela (depreciación del Bolívar -99% en 2019) o Argentina (depreciación del peso 40%) me interesaría más cobrar en una stablecoin que no en mi moneda, ya que mi dinero sería capaz de mantener un valor frente al USD.
    • Una privacidad para mi dinero y mis transacciones, de forma que al menos aparentemente no estaría controlado por los bancos y sería un ciudadano más libre. Más adelante veremos que en la mayoría de las ocasiones esto no es cierto.

    2. Taxonomía de las stablecoins

    Podemos dividir las stablecoins en función de varios parámetros:

    2.1. En función del colateral que las garantizan

    • En función del tipo de colateral

    Dinero fiat

    Commodity (oro, petróleo)

    Cripto

    Una combinación de los anteriores (DAI)

    • En función de la cantidad de colateral

    Colateralizado (100%)

    Sobre colateralizado (>100%)

    Parcialmente colateralizado (<100%)

    2.2. En función de los mecanismos usados para crear el token

    • Activo colateralizado en depósito (la mayoría de casos)
    • Préstamos apalancados (DAI)
    • Algoritmia
    • Monedas duales cripto-fiat

    2.3. En función de los mecanismos usados para estabilizar el precio

    • Trading (la mayoría de los casos)
    • Oráculos (DAI)
    • Votaciones

    2.4. En función de la naturaleza del activo apalancado

    • Fiat (la mayoría de los casos)
    • Commodity
    • Indices
    • Una combinación de los anteriores

    3. Una visión más técnica de las stablecoins

    Principales Stablecoins por marketcap, escala logarítmica. Fuente: Eric Wall 

    Vamos a centrarnos en analizar las stablecoins descritas en la gráfica anterior, con cifras a 22/nov/19;

    • Tether (USDT): 4,1b USD generados, es la stablecoin de mayor volumen. También es la que se encuentra operativa en más blockchains (Ethereum, EOS, Tron, Liquid y Omni sobre Bitcoin.
    • USD coin (USDC), True USD (TUSD), Paxos (PAX) y la recién creada de Binance (BUSD): todas ellas guardan muchas similitudes: operan todas sobre Ethereum, salvo BUSD que además lo hace sobre Binance. Todas juntas mueven alrededor de 1b USD.
    • DAI/SAI: separo esta última del resto de stablecoins porque tiene una naturaleza distinta: su emisión está sobre colateralizada (SAI en relación de 2/3 sobre ETH) y utiliza mecanismos de deuda colateralizada (los famosos CDP) en vez de un simple depósito asociado.

    4. Riesgos asociados a las stablecoins

    Aunque tienen aspectos de los más disruptivos, para no caer en la espiral bullshit debemos conocer los riesgos inherentes al manejo de stablecoins, para tratar de mitigarlos en función de nuestra aversión al mismo.

    • Las stablecoins, aunque son dinero, no son usadas como medios de pago. No existen merchants o tiendas físicas que acepten las anteriores. Si ya es poco habitual pagar con bitcoin, imagínate hacerlo con PAX o USDT. Así que no pienses en negocios donde el usuario tenga que operar con ellas porque te estamparás contra un muro.
    • Las stablecoins dejan trazabilidad, por lo que una postura libertaria de utilizarlas para no depender de los bancos y del sistema no es del todo correcta: ninguna requiere de KYC para su holdeo, pero si para ser redimidas (salvo DAI/SAI, ya que la tenedora es un smart contract sobre Ethereum).
    • Los wallets que holdean las stablecoins pueden llegar a ser congelados si entran en listas negras: todas, salvo DAI/SAI y USDT sobre Liquid (sidechain de Bitcoin que incorpora anonimidad en el propio protocolo) tienen esta función activada en su contrato, y los propios Exchanges te avisan de ello. De momento se han congelado unos 40m USD; es poco (1% sobre el total) siempre y cuando no nos toque a nosotros.
    • Las stablecoins, como cualquier cripto, nos obligan a ser extremadamente responsables a nivel de seguridad. Si perdemos las claves privadas de nuestro wallet perderemos los fondos depositados.

    Por otro lado, al ser la mayoría de proyectos Open source su código y contratos están disponibles para ser auditados y trazados, y ya existen empresas (como Chainalaysis) que ofrece sus servicios de trazabilidad a gobiernos; tan solo algunas variantes de USDT (sobre EOS, Tron y por supuesto Liquid) no son trazables; los 2 primeros casos porque los contratos no son open source y en Liquid por lo ya explicado en cuanto a anonimidad en el propio protocolo.

    Como conclusión de esta primera parte del post (la más pesimista) podemos decir que las stablecoins solucionan problemas de volatilidad y son capaces de mantener el valor de nuestros activos en países con dinero fiduciario inflacionario, pero al mismo tiempo generan otras responsabilidades a tener en cuenta.

    En el próximo post tendremos un enfoque más optimista y analizaremos las increíbles oportunidades de negocio que existen alrededor de las stablecoins.

    ¿Cómo puedo aprender más de stablecoins?

    Fuentes: