Skip to content

¿Cuál es el futuro de las finanzas descentralizadas?

< Regresar al listado del blog

Los mercados financieros tradicionales se caracterizan por su enorme centralización. Esto implica que la autoridad de la toma de decisiones se concentra en un grupo reducido de personas, en este caso las entidades financieras y gubernamentales. Básicamente implica que nuestra economía, tanto personal como colectiva, está controlada por agentes externos.

Para romper con esto han surgido las finanzas descentralizadas, un nuevo movimiento que trae consigo grandes nuevas posibilidades. Las DeFi han venido acompañadas de oportunidades que los bancos no han sido capaces de ofrecer, dejando a un lado las tarifas excesivas, la exclusión financiera y los términos irregulares.

En este sentido, la pregunta del millón es: ¿cuál va a ser el futuro de estas nuevas finanzas descentralizadas?

Origen de las DeFi

Las finanzas descentralizadas tienen todo que ver con el mercado de las criptomonedas. Por lo que no es de extrañar que su origen se remonte a la aparición de Bitcoin. Esta fue la primera plataforma DeFi del mundo, que puso en práctica ideas que ya se habían puesto en marcha años atrás.

En 1995, Nick Szabo presentó una idea adelantada a su época, en la que definía el concepto de los smart contracts, ofreciendo el primer atisbo de lo que podrían ser las nuevas finanzas descentralizadas.

Esta idea no llegó a configurarse plenamente hasta la llegada de Ethereum en 2014. Esta nueva plataforma permitiría a los desarrolladores crear todo lo que se les pasara por la cabeza sobre una cadena de bloques (blockchain) gracias a los smart contracts. Todo esto que comenzó con un experimento se ha convertido en un movimiento que se ha configurado con el nombre de finanzas descentralizadas.

Así, se han configurado nuevos mercados de liquidez, aplicaciones descentralizadas y nuevos exchanges descentralizados (DEX), siento todo esto tan solo en principio.

¿Qué son las DeFi?

DeFi es el nombre que define al mundo de las finanzas descentralizadas. Esta tecnología busca desarrollar un sistema financiero con un alto grado de transparencia y descentralización. Este nuevo sistema permitiría a las personas realizar operaciones de intercambio de dinero digital de forma rápida y segura. DeFi quiere romper con los sistemas financieros tradicionales.

Paralelamente a las DeFi surgen las FinTech, que se engloban dentro de un modelo más centralizado. Funcionan en base a la tecnología Blockchain y los Smart Contracts o contratos inteligentes.

Características de las DeFi

  • Alto nivel de descentralización. Actúan sin necesidad de que una autoridad burocrática tenga voz y voto para que las operaciones se puedan llevar a cabo. Las partes que componen cada intercambio o transacción son las personas autorizadas para tomar decisiones sin intermediarios.
  • Trabaja en base a la tecnología blockchain y los smart contracts.
  • Son tecnologías financieras muy seguras, pues usan técnicas criptográficas potentes para asegurar que la plataforma, la accesibilidad y el uso de las mismas sea controlado por personas autorizadas. Pone a disposición de las personas una herramienta que permite ejecutar diversas operaciones económicas sin necesidad de que haya un tercero de por medio, de una manera segura, directa, rápida y descentralizada.
  • Es una tecnología bastante transparente, pues está construida sobre un software libre, por lo que cada línea de código puede ser auditable. El acceso a este tipo de plataforma no tiene fronteras, por lo que cualquier persona puede acceder a sus servicios independientemente del lugar en el que se encuentre.
  • Acceso universal. Cualquier persona que quiera formar parte del mundo de las finanzas descentralizadas puede hacerlo, independientemente del lugar del mundo en el que se encuentre.

El objetivo final de las DeFi es el uso de las tecnologías para crear nuevos modelos financieros más avanzados, y con ello, potenciar la economía mundial.

El futuro de las DeFi

Las finanzas descentralizadas se han convertido en la puerta de entrada de muchas nuevas funcionalidades. Una tecnología no sirve si no se le puede dar un uso. Es por ello por lo que las DeFi se han configurado como un elemento clave para llevar a cabo numerosas operaciones. Un ejemplo de todos los casos que les podemos dar a las DeFi son los servicios de tipo bancario.

Las tecnologías DeFi, al tratarse de sistemas financieros, ofrecen una gran cantidad de servicios de tipo “bancario”. Son casos de uso muy evidentes de estas finanzas descentralizadas, pues permiten realizar operaciones bancarias como la emisión de monedas digitales, préstamos o seguros.

Algunos protocolos DeFi permiten a los usuarios realizar inversiones y además realizar otras operaciones como la emisión de stablecoins o monedas estables. Una Stablecoin es un activo digital vinculado a monedas fiduciarias “estables” como el dólar o el euro. Esta moneda digital tiene como objetivo garantizar la estabilidad del tipo de cambio en el mercado, reduciendo la volatilidad propia de las criptomonedas sin respaldo como el Bitcoin.

Son muchos los casos de uso de estas nuevas finanzas descentralizadas. Así, se configuran como un movimiento que permite solicitar préstamos, realizar operaciones bancarias, tokenizar activos, o la creación de intercambios descentralizados (DEX), entre otros.

Este hecho en sí ya demuestra que este nuevo movimiento financiero ha llegado para quedarse. Las DeFi están avanzando a una velocidad vertiginosa, y se han creado nuevos conceptos en relación con esta tecnología que están siendo una prueba más de que el futuro de estas finanzas está en los mercados actuales.

Se configura la DeFi 2.0

Esta versión de las finanzas descentralizadas ya ha conquistado a la industria. Se configura como una nueva versión mejorada del concepto actual de las DeFi, que ha abordado las principales debilidades existentes en las finanzas tradicionales y está aprovechando las fortalezas para presentar nuevas alternativas a los usuarios.

A diferencia de la versión inicial, esta tecnología está enfocada a un ámbito más empresarial, concretamente a de las organizaciones B2B. Sus nuevos protocolos pretenden aprovechar el éxito de la primera generación de dApps para construir una nueva gama de aplicaciones descentralizadas.

Aggregated Finance es una de las plataformas que está aprovechando este movimiento, y se ha puesto en marcha para resolver problemas clave a través del ecosistema DeFi existente. Se configuran funciones como mecanismos de gobernanza avanzados, votación controlada por DAO, ingresos pasivos para los titulares y, sobre todo, se ha marcado un nuevo camino hacia la nueva revolución DeFi 3.0.

Nueva DeFi 3.0

La DeFi 3.0 llega como una innovación en camino. Está  enfocada en proporcionar las finanzas descentralizadas como una infraestructura de adopción masiva y una tecnología de servicio. El objetivo de este proyecto es romper con todos los sistemas tradicionales centralizados para establecer un ecosistema completamente descentralizado.

Esta nueva versión tendría mucho que ver con algo de lo que se está hablando también mucho últimamente: la Web 3.0. Esta novedad se configura, de esta manera, como un término que se refiere a la evolución de la World Wide Web hacia una red más inteligente, en la que se fomenta el intercambio de datos y el uso de aplicaciones descentralizadas. La nueva web estará impulsada por la tecnología blockchain y los contratos inteligentes, y se caracterizará por ser más segura, privada y escalable.

Al final, el objetivo de esta nueva versión de las finanzas descentralizadas se centra en ofrecer lo que es la esencia de la descentralización: el control total sobre todas las decisiones de inversión en manos del propio usuario.

Conclusiones

Las DeFi llegaron para establecerse como una alternativa mucho más transparente, segura y eficaz al resto de los sistemas financieros tradicionales. En este sentido, podemos decir que han irrumpido en el mundo de las finanzas de la mejor manera, pues las posibilidades que llegaron con su creación son y van a ser abundantes.

Todo el poder que se concentraba en manos de unos pocos ahora está distribuido, y el usuario ahora tiene algo con mucho más valor: opciones. Si quiere pedir un préstamo o realizar una operación bancaria ya no está limitado a las entidades financieras tradicionales.

Las DeFi han llegado no sólo para quedarse, sino para transformar por completo el mercado financiero.

< Regresar al listado del blog