Favoritos

No has guardado posts en Favoritos. Para hacerlo, clicka en .

  • Mi Visión Bitcoin del Futuro (6)

  • Después de 5 posts intensos donde hemos pasado de la parte más técnica (parte 1, parte 2, parte 3) de Bitcoin a su visión más monetaria y liberal (parte 4, parte 5), llegamos al final de este recorrido con nuestro último post.

    Recupero la definición de mi querido amigo y mentor Miguel Caballero, “Bitcoin como un símbolo de libertad”. Bitcoin permite a cualquier persona del mundo, con solo acceso internet, poder almacenar valor en una moneda soberana, sin ningún órgano central, en la que puedes confiar y por encima de todo, completamente inconfiscable/manipulable. Imagina lo revolucionario que es tener tu riqueza en Bitcoin en lugares donde las personas se vean obligadas a moverse y abandonar sus hogares o países. Sólo memorizando una secuencia de palabras podrían recuperar todo su valor en cualquier otra parte del mundo. Esto es una disrupción:

    Bitcoin es al dinero lo que Internet fue a la información.

    Y con este artículo no estoy dando por sentado que Bitcoin vaya ser la moneda del futuro. De hecho hay aún muchísimos retos que debe afrontar. Sin contar el hecho de que podrían haber otras monedas que la superen (poco probable en mi opinión) o simplemente ser una moneda que compita contra el Euro, Dólar y otras monedas en el mercado libre. Lo que esta claro es que si algo de este artículo ha resonado en ti, y te he hecho confiar aunque sea solo en un 1% en Bitcoin, es monetariamente irresponsable no tener nada de valor guardado en Bitcoin. No solo porque a nivel teórico de inversión es inteligente (por ser el activo más rentable de la década con diferencia, porque el ratio entre riegos y beneficios es muy bueno y porque es un activo que esta complemente al margen del sistema financiero y político global, y en momentos de tanta incertidumbre es inteligente tener una segunda opción en casos de crisis como la de 2008), además porque en un futuro cercano, ya no habrá competencia entre monedas digitales o no digitales: todas serán digitales, el Euro, Dólar, Franco Suizo se van a tokenizar, y en ese momento habrá una lucha entre políticas monetarias y la capacidad de las monedas de conservar valor a largo plazo Allí Bitcoin es claramente superior. No digo que tengáis que tener el 50% de vuestro capital en Bitcoin, ni el 10%, ni tan solo el 1%. Simplemente digo que 0% es el número incorrecto.

    Desde hace mucho he querido transmitir MI OPINIÓN (no la verdad) sobre este tema, porque quiero poder compartir el maravilloso mundo que desde mis ojos nos está abriendo Bitcoin. Estamos delante del nacimiento de algo apasionante. Incluso algunos grandes creyentes de Bitcoin probablemente infravaloran la disrupción que puede llegar a tener en los próximos años. Bill Gates tiene un cita que dice que tendemos a sobrevalorar lo que puede traer la tecnología en 2 años, y a infravalorar su potencial en 10 años. Si eso es cierto, podríamos estar hablando quizá de la tecnología o una de las tecnologías más importantes del mundo. Porque hay que recordar algo, el tipo de dinero que predomina en una sociedad es de los aspectos más importantes y qué más influyen en su desarrollo.

    Como seres humanos buscamos de forma natural el objeto más vendible para usar como forma de dinero. Las monedas FIAT son monedas débiles que nos vuelve impacientes, cortoplacistas, consumistas y con pensamientos apuestos al ahorro. Una moneda sólida, ya que tiene a conservar valor e incluso aumentarlo, nos permite adoptar valores más largoplacistas, más enfocadas en proyectos a futuro y que aporten realmente valor, menos consumistas y más enfocados al ahorro y no a la deuda.

    Sin ir más lejos, a día de hoy estamos en récords históricos en cuanto al nivel de deuda pública y privada del mundo. De hecho, este mismo año EE.UU alcanzó la increíble cifra de los 21 trillones de dólares. Sin contar el hecho que con la situación del Coronavirus, los Bancos Centrales han vuelto a bajar los tipos de interés, incluso en cifras de 0% o negativas, y con inyecciones de hasta 700.000 millones de dólares en EE.UU. Cada vez empieza a ser más evidente la necesidad de un activo como Bitcoin. No hay que ser economista para detectar que este modelo económico basado en deuda impagable y con en tipos de interés por los sueles donde es mejor pedir prestado que ahorrar tiene de todo menos sentido común.

    Cantidad de deuda y su porcentaje respecto al total.
    Tipos de interès de EE.UU

    Estamos delante un mundo donde manipular la economía a través de políticas monetarias "experimentales" es algo normal y aceptado y donde usar la inflación como medio de escape a todos los problemas, empobreciendo a todos los ciudadanos y aumentando la diferencia entre ricos y pobres se considera justo y conveniente. Algunos llaman Bitcoin un experimento, y no lo niego, pero sin duda alguna, el sistema económica y monetario actual no esta mucha más lejos de serlo también.

    Actualmente el dinero esta en manos de los Gobiernos y Bancos Centrales, y esto les da más poder que cualquier otra cosa. El dinero debería ser de la gente y para la gente. Si Bitcoin nos abre las puertas a un mundo así, no cabe duda que es un símbolo de libertad.

    Y para concluir este conjunto de posts quiero agradecerte personalmente a tí, lector, y a todos los que hayan dedicado tiempo a leerlo, espero de verdad que haya enriquecido vuestro conocimiento y opinión respecto Bitcoin, y que esta vez, sin posponer, cambiéis el número de 0% de vuestro capital guardado en Bitcoin. No hay ningún número correcto, sólo uno incorrecto, y este es 0. Me despido con una cita de "Friederich Hayek" uno de los economistas Austríacos más reconocidos que en 1984 nos dejó un mensaje que a día de hoy parece más una profecía a punto de cumplirse:

    No creo que volvamos a tener alguna vez una buena moneda antes de sacar el tema de manos del gobierno, es decir, no podemos arrancárselo con violencia, lo único que podemos hacer es introducir algo de alguna forma taimada e indirecta que [el gobierno] no pueda detener.

    Friederich Hayek, 1984